Por Donde Se Sube Al Cielo

Resumen del libro

libro Por Donde Se Sube Al Cielo

La trama de esta novela, la única de la que se tiene registro en la amplia obra de Manuel Gutiérrez Nájera (1859-1895), se desarrolla en París en un balneario pasado de moda, y su acción detalla la cadena de amores de la joven y sensual Magda, una de las miles de comediantas que dieron vida al teatro francés a mediados del siglo XIX, pero es mucho más lo que la narración tiene del propio Gutiérrez Nájera que del tiempo de Napoleón III: el deseo de la ciudad moderna y sus evasiones, el espacio interior y sus universos, el desarrollo de un romance tocado lo mismo por la música del azar que por las atmósferas delirantes de Edgar Allan Poe, la pasión por el teatro y la operística de los sentimientos y las razones. Por donde se sube al cielo se publicó originalmente en un folletín de 1882 y aguardó más de cien años para llegar al formato del libro. Es así la primera novela del movimiento modernista, porque antecede formal y cronológicamente a la Amistad funesta de José Martí que hasta hoy se creyó que había abierto tal espacio narrativo en el rico acervo literario que nos legaron los escritores de América en las últimas décadas del siglo XIX, y también es la primera novela del poeta y cronista Gutiérrez Nájera.


Ficha del Libro


Opciones de descarga disponibles

Si quieres puedes conseguir una copia de este libro en formato PDF y EPUB. Seguidamente te detallamos una lista de opciones de descarga disponibles:


Opinión de la crítica

POPULARR

4.8

115 valoraciones en total


Otros Libros Relacionados de Manuel Gutierrez Najera

A continuación te presentamos otros libros de Manuel Gutierrez Najera disponibles para descargar gratis

  • Manuel Gutierrez NajeraLa Novela Del Tranvía Y Otros Cuentos

    A bordo de su tranvía, Manuel Gutiérrez Nájera (1859-1895) nos pasea en sus cuentos por un México que terminaba en la Plaza de Regina -a 10 cuadras del Zócalo- en compañía de su gracia y su talento y con habilidad tal que el lector puede exclamar con él: Yo sigo en el vagón. Parece que todos vamos tan contentos!