Muerte Y Juicio

Resumen del libro

libro Muerte Y Juicio

Prolongando la estela de las grandes figuras del género policiaco, Guido Brunetti, es el comisario que encarna la percepción de Maigret, la personalidad de Carvalho y el encanto de Montalbano. Su olfato es infalible, su humor es complaciente, su lengua afiladísima, su melancolía es una inspiración, su corazón es manso, y su mente demasiado perspicaz. Sobre todo para los asesinos que quieren borrar su huella con muertes y engaños. En Muerte y juicio, la cuarta entrega de la serie que viene publicando Seix Barral, Donna Leon nos conduce magistralmente, de la mano de Brunetti, desde el cadáver de Carlo Trevian, influyente abogado, hasta la signora Ceroni, jefa de una agencia de viajes que, en realidad, transporta muchachas de la convulsa ex Yugoslavia hasta los burdeles de Venecia y los platós clandestinos en donde se filman las más escabrosas escenas de su violación y asesinato.


Ficha del Libro

  • Número de páginas: 264
  • Autor: Donna Leon
  • Tamaño: 1.85 - 2.46 MB
  • Descargas: 2333

Opciones de descarga disponibles

Si deseas puedes conseguir una copia del libro en formato PDF y EPUB. Seguidamente te mostramos un listado de posibilidades de descarga directa disponibles:


Opinión de la crítica

POPULARR

3

81 valoraciones en total


Otros Libros Relacionados de Donna Leon

A continuación te presentamos otros libros de Donna Leon disponibles para descargar gratuitamete

  • Donna LeonLas Aguas De La Eterna Juventud

    El comisario Brunetti investiga el extraño caso de Manuela, una joven treintañera que, años atrás, a los quince años, estuvo a punto de morir ahogada. Su abuela, la condesa Demetriana Lando-Continui, desconfía de la versión policial, según la cual la joven se arrojó a las aguas de Venecia.El punto de partida para la investigación de Brunetti es Pietro Cavanis, el único testigo, un borracho desmemoriado. La joven quedó seriamente perjudicada, atrapada en una eterna juventud por una lesión cerebral irreversible. El comisario buscará al verdadero culpable entre los archivos y rincones de una Venecia masifi cada por el turismo, recelosa