Carta Atenagórica Y Respuesta A Sor Filotea

Resumen del libro

libro Carta Atenagórica Y Respuesta A Sor Filotea

Sor Juana Inés de la Cruz (1651-1695). México. Juana Inés de Asbaje y Ramírez de Santillana, nació en 12 de noviembre de 1651 en San Miguel de Nepantla, Amecameca. Era hija de padre vasco y madre mexicana. Empezó a escribir a los ocho de edad una loa al Santísimo Sacramento. Aprendió latín en veinte lecciones, que le dictó el bachiller Martín de Olivas. A los dieciséis años ingresó en el Convento de Santa Teresa la Antigua y posteriormente en el de San Jerónimo. En plena madurez literaria, criticó un sermón del padre Vieyra. Ello provocó que el obispo de Puebla, Manuel Fernández de Santa Cruz le escribiera exigiéndole que abandonase la literatura y se dedicase por entero a la religión. Sor Juana se defendió en una epístola autobiográfica, en la que proclamó los derechos de la mujer. No obstante, obedeció y renunció a su enorme su biblioteca, sus útiles científicos y sus instrumentos musicales. Murió el 17 de abril de 1695.


Ficha del Libro


Opciones de descarga disponibles

Si deseas puedes obtener una copia del libro en formato EPUB y PDF. Seguidamente te indicamos una lista de posibilidades de descarga directa disponibles:


Opinión de la crítica

POPULARR

3.4

106 valoraciones en total


Otros Libros Relacionados de Sor Juana Ines De La Cruz

A continuación te presentamos otros libros de Sor Juana Ines De La Cruz disponibles para descargar gratuitamete

  • Sor Juana Ines De La CruzCarta Atenagórica Y Respuesta A Sor Filotea

    Sor Juana Inés de la Cruz (1651-1695). México. Juana Inés de Asbaje y Ramírez de Santillana, nació en 12 de noviembre de 1651 en San Miguel de Nepantla, Amecameca. Era hija de padre vasco y madre mexicana. Empezó a escribir a los ocho de edad una loa al Santísimo Sacramento. Aprendió latín en veinte lecciones, que le dictó el bachiller Martín de Olivas. A los dieciséis años ingresó en el Convento de Santa Teresa la Antigua y posteriormente en el de San Jerónimo. En plena madurez literaria, criticó un sermón del padre Vieyra. Ello provocó que el obispo de Puebla,