Siempre Enamorados

Resumen del libro

libro Siempre Enamorados

_x000D_ Sexto de la serie. Alex Montoya era el hijo del ama de llaves y lo bastante ingenuo como para enamorarse de la hija del jefe. Después de ser expulsado como castigo, Alex se había convertido en un millonario con un solo objetivo: la venganza. Ahora tenía a Rebecca Huntington justo donde la quería… pagando las deudas de su padre, convertida en su ama de llaves. _x000D_ Alex se había jurado que no volvería a sentir nada más que frío desdén por la mujer que estaba a su merced. Sin embargo, algunos recuerdos eran difíciles de borrar y, algunos deseos, imposibles de resistir.


Ficha del Libro

  • Número de páginas: 192
  • Autor: Day Leclaire
  • Tamaño: 1.93 - 2.30 MB
  • Descargas: 1611

Opciones de descarga disponibles

Si quieres puedes descargarte una copia del libro en formato PDF y EPUB. A continuación te mostramos una lista de fuentes de descarga disponibles:


Opinión de la crítica

POPULARR

4.2

56 valoraciones en total


Otros Libros Relacionados de Day Leclaire

A continuación te presentamos otros libros de Day Leclaire disponibles para descargar gratis

  • Day LeclairePoder De Convicción

    El millonario texano Joc Arnauld había superado sus orígenes ilegítimos y había llegado a convertirse en toda una leyenda del mundo empresarial. Por eso no estaba dispuesto a permitir que ningún hijo suyo creciera sin dinero y siendo objeto de burlas como le había pasado a él. Así pues, lo quisiera Rosalyn Oakley o no, su hijo llevaría su nombre. Y ella también. Joc sabía que lo que Rosalyn deseaba era volver a su rancho y no volver a verlo jamás… Lástima, porque no iría a ninguna parte con su hijo.

  • Day LeclaireSiempre Enamorados

    Había llegado el momento de su venganza Alex Montoya era el hijo del ama de llaves y lo bastante ingenuo como para enamorarse de la hija del jefe. Después de ser expulsado como castigo, Alex se había convertido en un millonario con un solo objetivo: la venganza. Ahora tenía a Rebecca Huntington justo donde la quería…pagando las deudas de su padre, convertida en su ama de llaves. Alex se había jurado que no volvería a sentir nada más que frío desdén por la mujer que estaba a su merced. Sin embargo, algunos recuerdos eran difíciles de borrar y, algunos deseos,