El Gran Derrochador: Romance Billonario

Resumen del libro

libro El Gran Derrochador: Romance Billonario

¡Cielos!, Maya increpó conteniendo la respiración mientras se alejaba de la ruidosa mesa de la esquina de la habitación. Juro que si tengo que alejar una mano más, esa mesa entera va a llevarse puestas las bebidas, murmuró vehementemente a Andrea, su compañera mesera en el restaurante Valentino, generalmente lugar tranquilo. Sin embargo, esta noche, el Valentino era el anfitrión privilegiado de la fiesta de despedida de soltero de la década, de algún joven adinerado quien abandonaría su libertad al día siguiente generando una noche sorprendente para asegurarse de contraer nupcias con una resaca como ningún otro novio de la historia. Aunque dado el lascivo estado del grupo, Maya no podía evitar suponer por qué no se llevaban su fiesta al club de striptease más cercano, como cualquier otro prometido inmaduro con un cerebro subdesarrollado…


Ficha del Libro

  • Número de páginas: 55
  • Autor: Kathleen Hope
  • Tamaño: 1.95 - 2.17 MB
  • Descargas: 1153

Opciones de descarga disponibles

Si deseas puedes descargarte una copia de este libro en formato EPUB y PDF. A continuación te mostramos un listado de opciones de descarga directa disponibles:


Opinión de la crítica

POPULARR

3.8

88 valoraciones en total


Otros Libros Relacionados de Kathleen Hope

A continuación te presentamos otros libros de Kathleen Hope disponibles para descargar gratuitamete

  • Kathleen HopeLesbiana: Ofrecida Y Abierta

    Su mano cálida contra mi cara hizo que sintiera esa simple caricia por todo mi cuerpo. Quería estirar el brazo y atraerla hacia mi regazo y hacer todas esas cosas con las que había soñado pero esta era su primera vez con una mujer y no pretendía asustarla. Tenía que hacer las cosas con delicadeza y sensibilidad si tenía la esperanza de tener algo real y duradero con ella. Así que me senté y esperé a que ella diera el siguiente paso.

  • Kathleen HopeLesbiana: El Knockout De Cassandra

    Jett puso su dedo en las partes de su amante, enviándolo a presionar dentro despacio, pero con la suficiente firmeza como para alzar la espalda de Lilly del colchón. Cassandra apenas podía mantener amortiguados sus gemidos. Pero Jett sólo estaba precalentando. Tomó a Lilly por las caderas y tiró a la pequeña dama en un riesgoso nuevo arreglo: cara contra el colchón, culo alto en el aire. Gruñendo como un oso pardo hambriento, Jett llevó sus labios a la resbaladiza alegría de Lilly por detrás. Y cualquier remilgo que la cocinera coreana hubiera tenido se desparramó inmediatamente. Con piernas moviéndose